La Nacional Capítulo 35

Una comisión de investigación significa crear el marco jurídico que las regula, para investigar situaciones de interés público, en ejercicio de sus facultades de fiscalización. Esto es como encarcelar a una mujer porque creyó que conocía a su hermano mejor que ella. (Increiblemente, a veces se dan estas cosas). La duda, la duda nos confirma que casi todo esta bien como esta en ese momento…

“No se trata de lo que se puede o no se puede hacer, sino de lo que quieren que suceda o no”, punto. Uno hace todo lo que sabe hacer y lo que no hace es porque no le sale. Tantos años de persecuciones no son abusos es algo mucho mayor. Inventarse una razón para tu encierro es de locos carceleros, seran capaces hasta de hablar de amor para que no te suicides.

Poesía llaman a los que no se rinden en demostrar su inocencia, y ¿cómo llamaríamos a los que tampoco se rinden en hacernos culpables?

 

LEY ETERNA:

“La libertad está orientada hacia un fin, busca algo. Esta libertad, racionalidad, nos distingue de los animales, ya que estos no la tienen”.

No les gustan nuestras formas y a nosotros no nos gustan las suyas. Cualquiera de ellas será suficiente para que no te dejen caminar libremente. Si llegas a desaparecer algun día, todo cuanto llevo escrito será completamente real. Demostrara que todo lo que hiciste fue por ti mismo y que nadie podrá reprochártelo porque cuando ya no estás los demás siguen su vida y a nadie le importas.

 

EL PRINCIPE DE HOMBURG por Liliana B, López (IUNA-UBA):

La máquina de la guerra, exterior al aparato del Estado enloquece al atravesar estas situaciones límites, en términos de Deleuze: “Tal es la fórmula personal de Kleist: una sucesión de carreras locas y catatonías petrificadas en las que ya no subsiste ninguna interioridad subjetiva”.

Llega un momento en que digas lo que digas es mal interpretado, escojas lo que escojas. Cuando eso sucede el fin es claro; no importa quien seas, ni como seas lo único que importa es lo que quieren hacer de ti.

Porque si cualquier cosa que digas tiene unas consecuencias que no tienen absolutamente nada que ver contigo, ¿a qué viene todo eso? A que no se trata de lo que se puede o no se puede hacer, sino de lo que quieren que suceda o no.

Si asomas la cabeza y ya te tienen preparado todo el batallón pues es claro y evidente tu destino. Creo que mi última obra estuvo muy acertada, participe en una especie de teatro universal, donde “alguien” se empeñaba en que un proyecto no se llevara a cabo y esa persona tenía mucho poder.

 

HENRICH VON KLEIST Narraciones:

«No quiero aceptar ningún puesto. ¿Por qué no quiero? (…) Debo hacer lo que el Estado exige de mí y sin embargo no debo investigar si lo que exige de mi es bueno. Para sus objetivos desconocidos debo ser una simple herramienta: no puedo»

(«Vengo no sé de dónde. Soy, no sé qué. Voy, no sé a dónde. Me maravilla estar tan alegre»)

Así que resulta que lo que han visto mis ojos dentro de la consciencia no era real, No era real que todo el mundo permanecía callado sobre algo, sobre demostrar mi inocencia o mi culpabilidad.

Y es que si no te salva ni los buenos argumentos no me extraña nada que exista tanta rivalidad entre todos los seres humanos.

A mí que me expliquen para que necesito batería, ¿acaso soy una luminaria?. Una especie de candelero que alumbra a los demás en la oscuridad y que al terminar su trayecto lo apagan.

 

UN DRAMA QUE LLEGA DESTEMPLADO opinión La Nación sobre el Príncipe de Homburg:

En muy pocas ocasiones algo de lo que pasa sobre el escenario conmueve de verdad al espectador, un problema si se tiene en cuenta que lo que sucede allí es un verdadero drama para los personajes.

Una plataforma inclinada, ubicada en el centro del escenario, se transforma sucesivamente en patio del castillo, retaguardia del campo de batalla, celda, salón; lo que obliga a los actores a enfrentar innumerables cantidades de entradas y salidas, que se tornan innecesarias.

Si los goles se meten desde el centro del campo pues yo ya me gane mi balón de oro, pero hace mucho tiempo. El caso es que el trofeo no me lo mandan a casa.

 

JEREMIAS 12 Derrota de Egipto predicha; su vergüenza:

“Las naciones han oido tu deshonra, y tu propio alarido ha llenado la tierra. Pues han tropezado hombre poderoso contra hombre poderoso, juntos han caido los dos”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *