El perdón

El perdón es lento para mí, como el amor a algunos.

El perdón es el mayor tabú que he tenido en mi vida, lo reconozco.

Y lo pondré en un ejemplo muy sencillito; cuando eres relativamente feliz no percibes muchas cosas, a menos que hayas pasado por ahí o lo estés viviendo en ese momento.

El perdón es poner en equilibrio la balanza de las cosas buenas y malas y te sumen más unas que otras, porque en verdad corres el riesgo de siempre tener que estar en guardia.

Ante todo debéis guardaros de sospechas, porque éste es el veneno de la amistad.  (San Agustín)

Durante mis batallas perdone con facilidad a personas que eran importantes para mí y su comportamiento fue nuevamente de desprecio, más que desprecio lo llamaría “verte obligado a demostrar que no eres tan mala persona constantemente”, como si alguien tuviera que demostrar esas cosas a personas que siempre van a buscar lo peor de ti.

Lo que importa son sus verderas intenciones, pues si bien algunos lo usan como cura otros lo usan como contagio. Tu misión es descubrirla y créeme, la verdad suele ser interesante cuando la descubres.

“Yo me creía el rey del mambo y no era nadie”. En eso tienen que ver también las familias para hacértelo entender.  (Joaquin Sanchez)

Este simpático jugador de futbol aparece con esta frase un tanto pesimista. La pregunta es; ¿Quién iba a imaginarse que alguien destacado por ser divertido tuviera que llegar a sentirse así en algún momento? ¿A caso no es suficiente tu forma de ser para ser alguien que además tienes que sumar otros valores que deciden los demás?

Imagina que vas a la peluquería ves a un conocido y percibes en sus gestos que te nota distinto pero no sabe que es, eso es lo más habitual, eso es lo normal.

A mí me pasó en una persona que cuando intente animarla un poco volví a reconocerle, y me dije; siempre sonreía, es eso, antes siempre estaba sonriendo, ¡ese es el cambio de look!

La diferencia entre unos y otros es que unos les damos a elegir entre que vuelva a sonreír o no y otros solamente les ofrecemos una de las dos cosas. Así que si aplicamos inteligentemente esta regla de tres; no hay más gente buena que mala. Y me incluyo entre los malos, como no, porque para ser idiota no hace falta ser malo sino ser un pobre ignorante de la vida.

Si quieres algo, como el hecho de ser tú mismo, vas a tener que ir de una manera más directa y real, porque mientras te lo piensas tendrás que lidiar con todos estos personajes.

El caso es que me gustó mucho verle sonreír a ese hombre, ahora bien, me quede preocupada, porque esa persona está en una situación vulnerable y ¿acaso tendrá la suerte de tratar con buenas personas después de haberse marchado de aquí? Seguramente sí, pero serian bien pocas…

Su castigo es solamente haber sonreído toda su vida demasiado. Porque en verdad cuando conto sus razones, son lo suficientemente personales como para que cada cual haga lo que considere en esa situación oportuno.

La capacidad de infringir daño a los demás es tan grande, afirma Eleine Scarry, porque nuestra capacidad de crearnos una imagen adecuada de ellos es muy pequeña. Con una capacidad de imaginación tan limitada desaparece también la posibilidad de empatizar con la persona que tenemos en frente. (Caroline Emke)

Esta mujer es homosexual y cuenta su experiencia, yo no lo soy aunque quieran atribuírmelo, tambien dijeron que mis twits eran bombas y mis desahogos una secta, si lo que no digan y crean que no escucho… no es poco.

Es curioso que uno de mis primeros vectores fuera dedicado a ellos haga casi diez años para una camiseta en sus manifestaciones. Tuve un amigo en esas circunstancias y empatice, pero no sabía que de ser la chica mona que tiene una amistad gay pasaría a ser considerada una más encerrada en el armario por su “extraña” forma de amar. Asi que me siento identificada con ellos…

Dejar la puerta abierta de tu diario al mundo no significa darles permiso y poder sobre tus intimidades e usarlas contra ti, pero salir a tomar unas cañas y ver su rostro o sus reacciones es la mejor portada de tu libro y el comportamiento de los demás la portada del suyo.  Y nosotros los invisibles también tenemos derecho a observar y a pensar que caerle bien a todo el mundo es tarea completamente imposible. Pero seré sincera, a mi no me pagan por aguantaros.

Siempre he pensado que la homosexualidad es un sentimiento no una condición; sin embargo puede transformarse por el simple hecho de que a la mujer se la considere demasiado fuerte o al hombre demasiado débil y crearles esa confusión. Si te das cuenta el propio universo te crea confusión cada día, sus dudas te las refleja para ver qué haces con ellas. Y si Dios sacude tu árbol por considerar que estas demasiado cerca de él, es seguro que lo hace porque tienes mucho que contar y que ofrecer.

Cuando nos sentimos vulnerables no estamos capacitados para escuchar porque nos sentimos identificados. Cuando escuchamos demasiado nos sentimos obligados a solucionar los problemas de los demás o agobiados por tanta dificultad. Y como yo soy consciente de lo desagradable que puede llegar a ser eso, pues escribo.

Ojo que no infravaloro en ningún momento la queja o la exigencia siempre y cuando no sea desmedida, pues todo es necesario para la evolución del sistema.

Los libros hasta el que disponga de capítulos poco atractivos es sin duda experiencias para tener en cuenta desde otros puntos de vista, porque nos hacen pensar. Lo que no puedes hacer es obligar a nadie a que te escuche o que te lea, y mucho menos dejar de escribir por lectores que no les agrada lo que van leyendo. Si no encuentras ese equilibrio que te aporte conocimientos deja de leerlo o saltante algunos capítulos.

Hay una gran diferencia entre los que se recuerdan a sí mismos sonriendo por cualquier cosa y ese hombre era uno de ellos, y hay otra diferencia entre los que sonríen por otras cosas, al ver caer a alguien por ejemplo, y pensar que no volverá a levantarse.

Por eso la fina línea que determina si estas en el cielo o el infierno es más delgada de lo que nos pensamos. Y por eso quiero aprender a perdonar, pues al fin y al cabo todos podemos equivocarnos en algún momento pero me esta costando mucho.

Piel negra, máscaras blancas; me gusta mucho mas el acto reflejo de una respuesta como decir, “me importa un comino tu opinión”, que aquellos que disfrazan sus respuestas para que elijas entre ellas la que te ofende mejor.

“Ignorar a las serpientes y a las culebras con la lengua partida en dos que vendrán a confundirnos”. (Lo escuche en una peli sobre Maria)

Esto es así, es otro capítulo del cursillo para sacarte el titulillo, porque si unos van de listos pues tu tambien lo intentas. No sería muy razonable darle facilidades a tus enemigos para aniquilarte si no practicas sus métodos. Es decir, somos la respuesta de lo que vemos, o de como nos tratan y si no lo has hecho tan mal date con un canto en los dientes. En el desierto te encontrarás con esta batalla.

Ezequiel 33:9

Pero si tú adviertes al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se aparta de su camino, morirá por su pecado; pero tú habrás librado tu vida.

“las impías y desgarradoras punzadas de los celos dejaron paso, con el tiempo, a las no menos torturadoras de la incomprensión”

Dicen que la vida no se nos ha dado para ser felices sino para merecer serlo. La TV es un lugar donde los demás pueden ver tus sueños pero habrá valido la pena el simple hecho de tenerlos.

“El odio se combate rechazando su invitación al contagio, quienes odian quieren que nos convirtamos, hacen que sean invisibles como personas y visibles como monstruosas”.

No te hace falta dinero, ni un buen vestido ni maquillaje para que unos y otros se pongan en medio y te acusen de envidioso, o de lo que sea que se les ocurra, con ser tú y esforzarte cada día por algo que te apasione es suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *