Eco Capítulo 15

Sombras de valentía o ecos de humor, satírico, irónico y esperpento llamaría yo a mi siguiente texto.

Y entonces abrí un libro por una página cualquiera y encontré la verdadera respuesta. Proteger tu espacio, tus sueños y tus esfuerzos puede tener incluso un costo mayor: Ser tratado como un “alineado”, un apartado de la sociedad, lo que vulgarmente se llamaría, un psicópata.

“Estos individuos dejan un rastro de personas atormentadas, arruinadas, perseguidas, violadas. Afectadas por la ansiedad o la depresión, sus emociones están amplificadas y se les caracteriza por una falta de control de las suyas. Y a menos que se trate de algún asesinato que se hace evidente, evitan que sus actitudes se hagan públicas”. Eduard Punset

Tiene gracia el asunto, uno no llega a entender por qué le pasan ciertas cosas y entonces te das cuenta la razón de por qué atraías a insensibles en la oscuridad. En el momento que fuí apartada y acusada (sólo porque por poco “gano las elecciones” de un cambio político) atraje a mi supuesto espejo, a los de mi especie. De pronto en mi claro fracaso vinieron a saludarme psicópatas socializados que han sabido disimular la enfermedad.

¡Maldita mi suerte!_pensé. Nos hemos convertido en fichas de dominó.

“Comerás y sobrara”. Basta que pongamos de nuestra cosecha un poco de voluntad. A veces el milagro esta en repartir lo que hay con solidaridad y justicia. (Antiguo testamento 2º Reyes 42 al 44)

Lo que sí es una verdadera psicopatía es la persecución de personas asalariadas a personas que no tienen nada y pretendían mejorar su situación. No es que yo lo haga, es que lo he vivido.

En el teatro de lo absurdo  “Los personajes de este tipo de teatro no parecen tener una función aparente, aunque, al final, el lector puede observar una evolución del personaje”.

Me imagino a mis lectores incrustados en sus piedras con los ojos como platos mientras canto entre los restos de las ruinas devastadas de Chernóbil jaja

“Injuria sería para mi Esposo que yo pretendiera agradar a otro. Me entregaré solo a aquél que primero me eligió. ¿Qué esperas, verdugo? Perezca este cuerpo que puede ser amado por ojos que detesto”. Últimas palabras de Santa Inés.

¿Te imaginas? La gente pegándote patadas a la espinilla y tirándote piedras mientras no les ve nadie diciéndote… ¡psicópata! eres una psicópataaaaaa.

Como estará el mundo de loco que le da la vuelta a la tortilla hasta a lo más evidente, ahora no es psicópata el corre detrás de uno sino el que huye de quien lo persigue.

Y entonces te dirán algo como: ¡Te quedaras sin pan y agua! por insensible. Otro te dirá ¡mira la flaca! malaaaaaaa, so malaaaaaaaa que estas flaca por mala, (¡A no calla! Es que me estaban cantando Jarabe de Palo) Y ahora te voy a meter un puro por ir de Mafalda, (libertad, libertad, sin ira libertad jaja cantaba yo…)

“Viene la ciega Furia con las detestables tijeras, y corta la vida finamente hilada”. John Milton

Bueno no he salido tan mal parada, soy una política que han enchufado a las compañias de luz y las eléctricas. Eso sí, la nómina a mi no me la pagan.

O esos que los pillas infraganti en sus acciones se las comentas, y como eres un reflejo de luz en ese momento te suelta descaradamente después de observarlo durante meses que has sido prejuicioso. Y entonces tú dices mentalmente: ¿Los prejuicios no tienen una caducidad de unos dos o tres días de contacto con una persona desconocida?

Y despues de defenderse recuerdas sus primeras palabras: “Yo, mientras sean buena persona conmigo..”

Y al final lo más gracioso de todo esto será la frase final: “No tienes corazón”.

No pero lo que más mola son los improperios; esos momentos cuando has mejorao un poco y empiezas a coger tu pesito ideal y te dicen gorda. Descubren que no te molesta y deciden llamarte fideo. El caso es probar con todo, ¡ojo! estos no se consideran enfermos. Sería bueno contestar con otra gosería y que te dijeran algo como… “es que te picas por todo, mejora tu autoestima”. A lo que yo les contestaría… “tranquilo/a me voy a sertir como el culo sólo para hacerte feliz, a ver si te cansas y pasas de mi”.

Si Dios me hubiera avisado de lo que era el Infierno, jamás me hubiera sorprendido tanto.

El ministro inaugura un periodo de “paz con todos y guerra con nadie”: Que conozcan las potencias extranjeras que hay igual disposición en el rey para empuñar la espada que para ceñir las sienes con oliva. (Marqués de la Ensenada)

En mi opinión, ya resultan difusas las conversaciones privadas como para dar crédito o valor a las opiniones vertidas por Internet, que no son indicadores ni de popularidad, ni fracaso, ni éxito.

Yo ya estoy acostumbrada a las retiradas, de hecho es donde se encuentra mi gran felicidad. Aunque la fama sea tan sencillo como poner una chorrada y dejar que comenten debajo tus fans y salir corriendo, tendrían que inventar los autógrafos a través de señales de humo porque hasta entonces no me tendriais por qué ver el pelo.

Que yo cada vez que salgo “veo tó rio” y prefiero la intimidad. Que con el rollo ese empírico ya lo tienen todo solucionao y te pasas el día echando partiditas.

Total mis tomates están plantaos y tienen mucha durabilidad.

“Viajar es imprescindible. Y la sed de viaje un síntoma neto de inteligencia” Enrique Jardiel Poncela

Y yo lo hago con la imaginación; yo no me encuentro sola, la peña se viste de negro, de monja, y mil historias más en las que me siento muy identificada.

Nunca nos olvidemos que comunicar no es lo mismo que comunicarse; para comunicar no necesitamos una razón, somos libres. Para comunicarse nosotros elegimos los temas, por ejemplo; si yo tuviera en venta mis productos ya hay una razón para que se comuniquen conmigo, para todo lo demás necesitas mi permiso, a menos claro que uses la voz y las palabras sin faltarme al respeto. Que estoy un poco cansada que me llamen Santa Lucía y ser la percha el cachondeo, que le regalen las dos entradas de viaje a Marruecos, a las elementas que me quieren hacer la competencia.

«Un artesano que no tiene nada que decir, pero sabe cómo decirlo». Federico Fellini

Curiosear los caminos que nos llevan a conocernos mejor y que no son los adecuados lo llaman temeridad, pero si esos obstaculos nos los ponen otros lo llaman entrenamiento.

“No os hagáis ilusiones. Y vosotros, con la escuela, la televisión, lo pacato de vuestros periódicos, vosotros sois los grandes conservadores de este orden horrendo basado en la idea de poseer y en la idea de destruir”, sentenció Pier Paolo Pasolini

Fdo:

Una de-bota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *